Laura y los Dulces de la Casa Juver

Escritora: Delia

©prohibida su reproducción

Hoy Laura empieza el día muy feliz, sabe que va a ir a la Casa Juver, siempre ha tenido ganas de entrar.

De bien pequeña cuando pasaba por delante se pegaba en el cristal, como sale en las peliculas, y se le caia la baba mirando sus pasteles.

Lo que no sabe es la gran aventura que va a vivir en esa tiendecita, pues entre sus cuatro paredes esconde un gran secreto.

Al abrir la puera con el tintineo peculiar de las campanillas que se ponen encima de las puertas para advertir que entra alguién, Laura se queda perpleja al ver en el interior de la tienda infinidad de dulces, de todos tipos y colores, si ya desde afuera era dificil elegir, ni os imaginais desde dentro….

Estaba todo lleno de platos de diferentes maneras, colores, formas… Naranjas con lineas amarillas, azules con rallas verdes, morados con puntitos rosas… Alguno parecían duros, otros sólo con mirarlos se te desacian en la boca…

– ¡Uff!, No me lo hubiera imaginado nunca, madre mía qué de dulces. – Dice Laura en voz alta sin darse cuenta.

– Me alegro que te gusten, – dice una voz desde el otro lado de la habitación.

Laura no consigue hubicar la voz, se espera encontrar con una señora mayor y fea, estilo la ‘bruja de Hansel y Gretel’… Pero no la ve por ninguna parte así que sigue mirando los caramelos de la tienda, pero… ¡Espera un momento!

Laura frota sus ojos con los puños, como si hubiera visto algo imposible… Entre los caramelos y los platos le ha parecido ver una especie de… Monstruo lila, rosa… Que la miraba atentamente y cuando ella se ha quedado fija hacia él, ha desaparecido de golpe… Seguramente era un espejismo por la calor.

Estos días esta haciendo mucha calor en Clanster, es el pueblecito donde vive Laura.

Pero como ella es curiosa y no dice que no es cierto hasta que de verdad ve que no está y se ha equivocado, empieza a dar pasos hacia el mismo punto donde le ha parecido ver a esa criatura… No sé si magica o extraña… Al mismo tiempo que ella da pasos hacia ese lugar, por dentro de la tienda empiezan a suceder cosas extrañas, muy fuera de lo normal, cómo si hiciera mucho viento… Porque no puede ser que sople viento dentro de una tienda con la puerta cerrada… Pero esa es la sensación, se mueve algo muy rápido cerca suya, y nota una brisa de aire muy fria que se aproxima a ella y cada vez sopla más fuerte, tanto que los platos y los caramelos empiezan a temblar y un rugido extraño empieza a sonar dentro de la tienda…

Como si se tratara de un rugido de una barriga gigantesca con mucha hambre…

Los ojos de Laura se abren como platos y empieza a sentirse algo insegura, en ese momento cree que es mejor abandonar el lugar antes que la cosa se ponga fea… No querría verse metida en un buen lío del que no pudiera salir…

Al mismo tiempo que empieza a dar pasos hacia atrás sin mirar por donde va, esa sensación deja de tener tanta intensidad y parece como si volviera a la ‘zona muerta’ de la tienda…

¡¡¡Pero espera!!!

¡Otra vez esa sombra!, Ahora le ha rozado los pies… Baja la mano corriendo hacia el suelo y se pone a cuatro patas, mirando debajo de una mesa donde hay caramenos rojos con lineas blancas, llenos de cerezas a su alrededor… Y… y… Ahí está…

– ¿Hola?, ¿puedo ayudarte?

– Aaaa!! La bruja de Hansel y Gretel, so… Soco… RRoooo

-Tranquila pequeña, no te asustes… Qué te sucede…

Laura mira hacia arriba, toda temblorosa, como si hubiera hecho algo realmente malo…

continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s