Parte 3 – Ringo el primer animal qué cruzó el Límite

Ringo en blanco y negro

– Recuerdo muy bien a Ringo, era nuestro mensajero, era joven e intrépido y muy aventurero.


– ¿Qué le pasó? – pregunta Luna intrigada.


– Muy sencillo, salio de nuestro mundo siendo un niño, apenas tenía seis meses. Cuando llego a tu mundo, fue encontrado por un niño, que le cogió entre sus manos y lo encerró en una jaula sin poder salir de allí.


No podía comunicarse con nosotros y su mágia fue poco a poco apagándose, no teníamos medios para ir a rescatarlo, su esfera de la vida mágica se fue agotando, y cuando consiguió volver no había color en su cuerpo, era blanco y negro.

Por eso nosotros no podemos salir de aquí y necesitamos alguién como tú, para que nos ayude.

– Huy!  Qué frío me ha llegado de pronto… – dice Luna extrañada.


– ¡Vamos corre!, sígueme y no te detengas…


– ¿Qué pasa Lusi?, me estás asustando un poco…


– Ven, cuando estemos en casa te lo explicaré, allí estaremos más tranquilas. Se hace de noche y empieza el frío.

Las dos empezaron a andar, el ritmo cada vez era más rápido, el tiempo estaba cambiando muy deprisa, incluso empezaban a helar las plantas y las hierbas.

Jusro cuando Luna levantava su pie para entrar en casa de Lusi, la alfombrilla de la entrada se quedaba congelada, cerrando tras de si la puerta que se notaba desde el interior, como aquel frío habia bloqueado la puerts y congelado la pequeña ventana que habia en ella para mirar hacia afuera.

La cara de Luna se quedo asombrada de la rapideza con qué la temperatura había cambiado, y al mirar a Lusi, ésta le puso cara de circunstancia.

– Este es uno de los motivos por el qué teniamos que venir a casa rápido.

– ¿Pero qué ha pasado? – pregunta Luna espectante.

– Bueno… Cien por cien, no sabemos el motivo de por qué pasa, pero si ew cierto que cada vez que alguien ha entrado en nuestro mundo, éste fenomeno sucede, comoesi se creara una grieta en nuestea esfera mágica y por ahí entrará algo de humedad y tixicidad de vuestro plano.

– Pero… Cuando yo llegué aquí no vine directamente de mi camino, pasé por una puerta invisible que dividía nuestros mundos…

– sí, pero estoy segura qué pudistes verla antes de qué los pétalos te pusieran en su interior. – Dice Lusi esperando una respuesta.

– Sí, eso es cierto, pude verla…

– Eso pasa porque nuestra mágia se agota y nos quedamos sin tiempo para solucionarlo… – dice Lusi algo entristecida.

Y continúa

– La parte buena, es qué si realmente eres tú quién nos va ayudar, lo sabremos mñn, cuando vayamos al árbol de la vida magica e iteractues con los guardianes. Así qué ahora descansa, mañana nos espera un día muy largo. – Le dice Lusi, mientras le pone un vol con algo parecido a sopa, que hace que Luna se quede profundamente dormida.

– Hasta mañana Lusi… – Dice Luna, mientras se recuesta en una cómoda y calentita manta que hay delante de un fuego.

– Hasta mañana Luna, y descansa…

Parte 2 – Luna Conoce a Lusi

Lusi y Luna

Luna se queda perpleja al ver a Lusi y ver cómo puede hablar con ella.


– ¿Será el collar qué le dio su madre ésta mañana? – le dijo que era especial,  pero no le dijo el por qué.

Luna mira atentamente la esfera del collar, para ver si ve algo extraño o diferente. Lusi desde abajo la mira intrigada y le pregunta,

-¿Qué haces?, por que mirás así esa esfera que cuelga de tu cuello, ¿es importante para tí?, parece que no va… Sus agujas no se mueven…

“¿Sus agujas?, se pregunta Luna extrañada, ella no vé ningunas agujas”…

Parpadea dos veces, como atonita y extrañada, frota sus ojos con su mano derecha cerrada y vuelve a mirar donde estaba Lusi, y suspira…

Porque allí ya no hay nada, uff…

– Por un momento pensaba que me había vuelto loca. – dice en voz alta.

Le dice Lusi, desde el otro lado.- La verdad, qué si alguién te ve hablando sola, podrías parecerlo… – No es que yo sea una experta… Pero vamos, hasta a mí me parecería extraño, la verdad. –

Antes estaba en la izquierda y ahora está a su derecha, por eso no la había visto.

– ¿Por qué te has cambiado de lugar?, – le pregunta Luna.

– Porque es por aquí el camino que lleva a mi casa, se está haciendo de noche y es el sitio más seguro que vas a encontrar por aquí.

– Gracias, pero yo he de volver a mi casa, mamá me estará buscando para cenar.

– Tengo que decirte, que una vez has entrado en éste mundo, no puedes salir de él en unos tres días, segun el tiempo de aquí, cuando vuelvas a tú hogar, únicamente habrán pasado un par de horas.

– ¡¡¿Me estás diciendo qué debo estar aquí 3 dias?!! – pregunta Luna algo alterada…

– Así es, los pétalos y la brisa te han traído hasta nosotros porque necesitamos alguién puro de corazón para que devuelva los colores y la alegría a nuestras vidas. – Y continúa.
– El árbol de la vida, se está quedando sin alegría ni color, y no sabemos el motivo. Nosotros no podemos salir, por que se perdería la mágia y seríamos simples animales de compañía.

Ya lo han intentado muchos, pero no han logrado volver, desde la sala de las esferas hemos visto con Sintia, como sus almas se desvanecían quedandose en animales de compañía sin poder comunicarse…

Parte I – Luna y los pétalos mágicos

Ésta es Luna


Os presento a Luna, ella es una niña preciosa, llena de mágia y una luz interior que no se acaba nunca.
Transmite con su corazón lo que refleja su alma, y sus ojos.


Hoy Luna, ha salido a pasear por las calles de su pueblo, sin un rumbo en concreto, ella disfrutaba de coger una flor y ver volar a la mariposa.


Iva jugando sin pensar en nada, el viento se ha puesto a soplar una brisa fresca, que ha hecho mover los petalos de las flores en circulos sobre sí mismos,  Luna los mira atentamente sin perder detalle de como bailan al son del viento.


Ella se imagina que escucha pequeñas risas, jugando entre ellas, entre las flores y los pétalos que bailan, y en un instante se quedan quietos, al tiempo y al espacio, Luna se extraña, púes ella sigue notando la brisa que mueve sutilmente las mangas de su blusa.


Y es entonces cuando vé, que los petalos cambian de dirección y como si de pequeños pasos se trataran, van dejando una huella en el camino indicándole que los siga.


Luna, de puntillas empieza a danzar sobre los petalos que la van dejando atrás, abriéndole un camino invisible hacia la puerta del jardín.

Una puerta invisible al ojo humano y muy visible a su dulce mirada, que entre las flores y los arbustos vislumbra una luz, casi opaca, de un color rosa cálido, que marca un arco entre las flores y los setos, por donde Luna pasa.

Bailando al mismo tiempo que los pétalos la rodean de arriba abajo, sin dejarla ver a su alrededor lo que sucede.


Y que es transportada a otro mundo, un espacio diferente del que pertenece, un espacio dulce y tierno donde los animales tienen voz y nombre, Luna va a conocer a Lusi, una puercoespin chica que necesita una buena amiga para divertirse un rato y explorar lo qué está pasando en su hogar.


———-_———_———-_———-_—– Gracias a @marisol.hevia.1 Por dejarme crear cuentos e historías con sus personajes ilustrados. ———-_———_———-_———-_—–